¿Por Qué es Tan Inspirador en Nuevo Documental “Becoming”, de Michelle Obama?

Becoming no es un libro de autoayuda, es una memoria. Pero para toda una generación de jóvenes lectoras ha sido nada menos que lo primero, animándolas a convertirse en ciudadanas libres y trabajadoras que pueden atreverse a ser ambiciosas independientemente de su raza, clase, política y situación económica.

El documental de Netflix que se estrenó el 6 de mayo con la gira del libro de la autora, la ex Primera Dama de los EE.UU., por 34 ciudades supone entonces un deslumbrante y glamuroso vistazo a otro emocionante viaje de esta figura magnética, que como dice su hermano Craig Robinson es quizás “la persona más popular del mundo”.

Producido por Michelle y Barack Obama’s Higher Ground Productions, el documental, también titulado Becoming, hace un recorrido por la historia de Michelle, cubriendo gran parte de quién era antes de convertirse en la 44ª Primera Dama, pero lo más importante es que explora lo que será el próximo capítulo de su vida, después de la Casa Blanca.

Nadia Hallgren, que dirige la producción, logra también capturar esos momentos abrumadores de la gira, como cuando Oprah presenta a Michelle Obama a una multitud en su tierra natal de Chicago y ella sale a contar su historia.

¿Qué Podemos Esperar de “Becoming”?

Para los que ya han leído las memorias, no hay hechos nuevos en el documental, excepto quizás de Meredith Koop, la estilista y consultora de moda de Obama que observa con bastante franqueza que Michelle es cualquier cosa menos minimalista, o su hija Malia confesando a su madre que se pone furiosa cada vez que interpretan a Stevie Wonder en uno de estos eventos.

Sin embargo, aunque no parece haber una razón discernible de por qué se hizo este documental, es sin embargo una sacudida de optimismo y esperanza en un momento en que la gente de todo el mundo está luchando con las alarmantes consecuencias de una pandemia mundial. Por ejemplo, es refrescante ver rostros jóvenes sentados en centros comunitarios discutiendo sus temores con Obama, como el solicitar ingreso a las universidades, de encontrarse en medio de la desigualdad prevaleciente – “No podemos esperar a que el mundo sea igual”, les dice Obama- y tampoco que los governantes interactúen con cada estudiante, anhelando escuchar la historia de cada joven.

En algún momento también señala: “Tengo grandes expectativas en los jóvenes”, y es encantador descubrir la fe que tiene en la juventud, que se convertiría en el futuro de su país. Todo esto que viene de una mujer, que desde la infancia se ha adueñado y ha seguido sus decisiones, recuerda la actitud de esperanza y de poder hacer que ha difundido la administración Obama.

En consecuencia, lo que quizás más destaca a través del documental autorizado es la insistencia de Obama en que cada persona sea dueña de su historia. Ella está aquí para advertirnos: “No te conviertas en una estadística”, alguien que se identifica únicamente por sus notas, ingresos y la universidad a la que asistió, más bien no tengas miedo de aferrarte a tu historia, de dónde vienes y cómo te has convertido en lo que eres.

Una Mirada Única al Pasado de Obama

Siguiendo con ese espíritu, también podemos ver su casa en la Avenida Euclid en el lado sur de Chicago, donde creció. Estos fragmentos de ver los álbumes de fotos familiares y de ver las bromas de buen humor entre Obama, su hermano y su madre, Marian Robinson también nos recuerdan el valor de las relaciones familiares, incluso sus memorias hacen hincapié en que su madre le inculcó el valor de “pensar por sí misma y usar su propia voz”.

El documental hace un barrido enérgico de todas las anécdotas más populares de su libro también: cómo conoció al ex Presidente de Estados Unidos, que llegó tarde al elegante bufete de abogados donde era asociada, cómo durante la campaña de Obama fue tachada de mujer negra enojada, cómo era escéptica sobre si Estados Unidos estaba listo para que una familia como los Obama estuviera en la Casa Blanca y cómo cuando se aprobó la Ley de Igualdad Matrimonial trató de esquivar al Servicio Secreto para salir y ver los colores de la bandera del orgullo brillando orgullosamente en la Casa Blanca.

Este sentimiento hogareño es rápidamente tomado por asuntos de aspecto más oficial, como entrar y salir de camionetas blindadas, hacer salidas eficientes a través de las puertas traseras de las cocinas de los restaurantes con su equipo de seguridad, y la camaradería general que Obama comparte con sus guardias del Servicio Secreto, Melissa Winter, su jefe de personal y su equipo de peluquería y maquillaje.

Para muchos jovenes, leer y ver “Becoming” es una experiencia; un testamento de lo que significa vivir el sueño americano. Las obras se hacen especiales no porque Obama hable de empoderar a las mujeres o anime a los niños a permanecer en la escuela, sino porque es una voz que dice a cada persona que sea dueña de su identidad, cualquiera que sea. Ella fue la ex Primera Dama, pero también fue una mujer cuyos ancestros fueron esclavos. Y manteniendo esta doble identidad, rehusando conformarse a las normas preestablecidas, ella, descaradamente frente a cada pequeño crítico no tiene miedo de gritar: Cuando ellos bajan, tú subes.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *